Bienvenida del presidente

Alvaro Simón. Presidente

D. Álvaro Simón Amián

EA Group cuenta ya con una importante andadura y su evolución se ha dirigido siempre a cumplimentar su objetivo principal de aglutinar el mayor número de productores, a fin de de reforzar la posición en el mercado.

La unión hace la fuerza, que puede parecer una frase muy manida, pero que va cargada de realidad. EA Group en ese sentido no sólo se planteaba desde su creación hacer fuerza en el mercado defendiendo el interés de los ganaderos productores, sino que también se planteaba un trabajo dentro de casa, con los ganaderos, con las cooperativas del grupo y las personas que allí trabajan.

Ser competitivos en el mercado es algo que no pasa porque sí, pasa por ser lo mejor que podamos ser. En este sentido, la integración de las cooperativas en EA Group también perseguía la coordinación de proyectos técnicos en común, con un fin muy claro: ofrecer al socio, que no olvidemos que es el dueño de la cooperativa, los mejores servicios técnicos posibles, servicios que fuera de la cooperativa no le ofrecieran.

Y en ese camino estamos. La unión nos ha permitido acceder a financiación de proyectos comunes, financiación que no se hubiera conseguido de manera individual por una de las cooperativas de base. Proyectos de búsqueda de nuevos mercados, de mejora en el cebo, sanitarios, genética, disminución de costes de alimentación, etc. El ganadero hoy debe saber que tiene el mejor servicio técnico posible, preocupado por él y por ayudarle a seguir viviendo de una actividad que a día de hoy no olvidemos tiene poco margen.

Esa actitud proactiva de EA Group es para mí un ejemplo de evolución. El día que se constituyo EA Group no pensamos “esto está hecho”, sino todo lo contrario, pensamos “todo está por hacer…pero ahora tenemos más capacidad de hacer”. Y en ese momento nos encontramos.

El esfuerzo realizado hasta ahora sí se ve reflejado en aspectos que creo que el ganadero debe conocer. A nivel de mercado, estos proyectos comunes de mejora nos han permitido aumentar las exportaciones, encontrar países donde comercializar el producto y donde se valora la calidad del mismo. Pero a otros niveles también. Hoy cuando se habla de ovino de carne las miradas ya sí miran al suroeste de España, algo que no crea nadie que ha sido fácil.